Posteado por: Octavio Pérez | diciembre 20, 2009

SOBREVIVE A LOS EXCESOS NAVIDEÑOS.

La Navidad se encuentra a la vuelta de la esquina, y  ya son muchas las familias que, ilusionadas, se encuentran planeando que deliciosas recetas harán para estos días tan especiales. Pero, además de la alegría y la felicidad propias y características de estas fiestas, las comidas de Navidad o Año Nuevo, unidas a las populares comidas y cenas  de empresa o incluso otras familiares, hacen que ingiramos alimentos desaconsejados en abundancia: cordero, salsas, embutidos, quesos, alcohol… ponen a nuestro estomago como uno de los grandes perjudicados. Además, los expertos estiman que, durante las Navidades, solemos engordar 3 kilos de media, sobre todo las personas sedentarias, algo que se traduce en que, en sólo unos días, llegaremos a consumir las mismas calorías que comeríamos, durante una semana en cualquier otro momento del año.

 

Aunque los días festivos son para celebrarlos, y los menús se convierten en el centro de atención, se pueden adoptar hábitos fáciles para tratar de compensar los excesos venideros. Incluir dentro del menú  aquellos alimentos que van a ayudar en los procesos digestivos y depurativos. Ciertas especias y plantas mejoran la digestión, eliminan los gases y favorecen la acción de los jugos del estómago. El hinojo, el laurel, el orégano o el tomillo, en su justa medida y en los platos más contundentes del menú, servirán para hacerlos más digestivos. Asimismo, sería muy útil también escoger recetas que llevaran hortalizas, como escarola, endibia, alcachofa o cardo. Las infusiones desempeñan también su labor proporcionando bienestar. La menta  tomada antes de comer favorece la secreción de jugos gástricos y prepara al estómago para el proceso digestivo. Las propiedades medicinales de la melisa y de la manzanilla, después de una comida, resultan digestivas por su efecto relajante de la musculatura. El anís verde o las semillas de hinojo favorecen la eliminación de los aires, y su efecto es igual de positivo, antes o después de comer.

Los excesos de alcohol, grasas, proteínas y azúcares durante estos días dificultan el trabajo de depuración de la sangre que desempeña el hígado. Llenar la despensa de alimentos diuréticos y concentrados en antioxidantes para depurar el organismo es un consejo válido para todas las personas, y en particular para quienes tienen trastornos circulatorios y son fumadores. Comenzar cada día tomando un zumo de naranja o pomelo con zanahoria es un buen recurso antioxidante. Dos vasos de infusión diurética  (diente de león o cola de caballo) a lo largo del día es también una ayuda inestimable para eliminar líquidos y evitar así la hinchazón.

La piña fresca de temporada como postre es la elección más saludable si el menú ha sido contundente en proteínas (marisco, fritos, carnes y pescados), algo muy habitual por estas fechas. Asimismo, tomar uno o dos yogures bífidus al día también es un buen refuerzo para el sistema digestivo.

Especialmente no olvides que la moderación es la mejor consejera de salud pero, si en estas fechas los excesos los tienes al orden del día, sigue estos fáciles consejos junto a ejercicio aeróbico, al menos 30´ diarios. Protegerás tu salud y evitarás que una mala digestión te amargue las fiestas. Además, tras las navidades al subirte a la bascula, no te llevarás una desagradable sorpresa.

¡Feliz Navidad!

Anuncios

Responses

  1. Muy buen post! interesante jeje


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: